Se ha producido un error en este gadget.
No vamos a ganar; pero un momento, hay que pelear...¡como no vamos a pelear!.Hay que levantarse y pelear, claro que si, porque a falta de esperanza, al menos tendremos dignidad.
Arturo Perez-Reverte

miércoles, 14 de julio de 2010

Jugamos como nunca; perdimos como siempre.


Micah P. Hinson - Don´t you forget (música del anuncio de Mahou del mundial).

Hemos ganado. Somos los mejores y todo eso, los mas humildes, los mas buena gente y tal.
Pues vale, pues me alegro. Vaya por delante que sufrí, sudé y vibré con cada partido de España en el mundial como el que más y pegué saltos de alegría cuando Casillas levantaba esa copa que , joder, cada vez parece mas bonita; además solo pensar que gente como Maradona o Beckembauer la han besado ya pone los pelos de punta.
Pero no se, una vez pasada toda la resaca de la celebración, el tener una estrella en el escudo y esas cosas, no puedo evitar sentir nostalgia de cuando perdiamos. ¿Qué cosa mas rara no? XD España me parecía mejor antes, con esa grandiosa frase de Michel "Jugamos como nunca, perdimos como siempre" ¡qué lucidez coño!. Y es que antes todo tenía más magia (supongo que en realidad lo que hecho de menos es tener 15 años menos y ver el mundo como lo veía entonces). Recuerdo cada varapalo y la sensación de tener que esperar toda una eternidad para tener otra oportunidad, que seguramente volveriamos a desaprovechar. Recuerdo como nos fuimos a casa contra Yugoslavia en Italia 90, como ni siquiera nos clasificamos para la Euro del 92, recuerdo practicamente cada partido del mundial de los Estados Unidos del 94, con Caminero de pichichi... la Eurocopa de Inglaterra en el 96, en la que nos echaron en los penalties....
Esa España es mítica, con la nariz rota de Luis Enrique, Cañizares debutando contra Dinamarca en el partido que nos daría el pase al mundial del 94 con gol de Hierro, el enfado de Joaquín e Iván Helguera en el 2002, la cagada de Zubi en el 98...en fin, momentos que quedarán siempre en mi memoria. Asíque si, hecho de menos a la España perdedora, supongo que por que en el fondo soy un perdedor y me siento más identificado con los oscuros fracasos que con las luminosas victorias. Ahora somos campeones en casi todo, pero antes era diferente, antes no había internet y solo existian Indurain, Fermín Cacho, Arantxa Sanchez-Vicario y poco más.
Me diran que es que España ha cambiado (como el mundo), que ahora somos la vanguardia, que somos ganadores, que mi generación está acomplejada... pues será eso. Y que conste que me alegro muchísimo. Siempre desde niño quise ver una España campeona del mundo de futbol. Ah , otra cosa, nunca dejará de ser el más grande, nunca, ni aunque de aquí a que se muera le lluevan los palos y los insultos. Me estoy refiriendo claramente a Diego Armando Maradona. Lo que ese tio le dió al futbol es impagable.

En fin, que no se de que nos extrañamos ante tanta moda retro, si está jodidamente claro que cualquier tiempo pasado fué mejor.

lunes, 7 de junio de 2010

Ecko

Ayer todo iba bien, yo encaminaba la parte final del domingo con la sonrisa tonta que te deja el haber pasado las horas anteriores con Miss "no se fíe de una rubia". Iba a entrar al coche pero me detuve un momento porque lo que ví me jodió el día.

Mi barrio es de esos de casas molineras, y siempre ha habido gatos callejeros, como tiene que ser, recordándonos que la libertad existe. Bueno, hay uno que es demasiado arisco, del cual mi acompañante en mis saltos de una estrella a otra y yo nos enamoramos hace tiempo. Sin saber si quiera si era macho o hembra lo bautizamos. Ecko le llamamos, como el sacerdote negro gigantón de Lost. De pelo carbón, y ojos profundos, rabo en alto y mirada desafiante y desconfiada. A todos los gatos de la plaza podemos acercarnos, pero a Ecko no. Apenas si podiamos acercarnos para darle unas galletas sin que huyera entre los coches. A veces pasa tiempo hasta que le volvemos a ver, pero siempre reaparece, mirándonos desde el otro lado de la calle.

Ayer, todo iba bien; hasta que ví a Ecko, estaba despeinado y cojeaba ostensiblemente. Llevaba la pata izquierda trasera en alto y llevaba el pelo revuelto. Cuando me vió y le llamé no huyó de mí con la velocidad de la que hace siempre gala... no. Huyó de mí renqueante, con un lento trote que me heló las venas incluso se chocó contra una esquina de la calle. Le seguí hasta que se metió en unos arbustos, me miraba pero no había esta vez desafío y altanería como acostumbraba, si no miedo y dolor. Y se apoderó de mí una impotencia y una rabia que no puedo expresar. Similar a esas ganas de llorar que entran cuando ves un pelícano intentar librarse infructuosamente de un vertido de petroleo.

No se que pasará con Ecko, sueño que se recupera y vuelve a recorrer las calles furtivamente, porque como además ya he dicho, ese gato representa una idea de libertad a la que me aferro los dias malos (que dicho sea de paso ya no son tantos ni tán seguidos como antes).
Pero solo con verle pensé que el mundo era a partir de hoy un lugar un poco mas triste. "Y todo por una mierda de gato" pensaran algunos gilipollas.

miércoles, 19 de mayo de 2010

En la autovía del noroeste

Guadalajara empezaba a quedar atras, así como los cuatro gigantes made in Florentino del centro de Madrid.
Estaba donde quería estar; en mi coche, con la rubia, escuchando mi música.Envuelto en uno de esos fantásticos viajes de vuelta. Esos viajes donde ella empieza a bostezar y a amodorrarse en el asiento del copiloto mientras las gasolineras parpadean a ambos lados de la autovía del noroeste. Mientras, el tendido eléctrico convertido en una silueta, se recorta contra el azul/violeta/naranja/amarillo del cielo. Mientras, los coches que me acompañan se convierten en luces rojas y blancas, islotes en la oscuridad que nos rodea.
El incipiente verano se va dejando notar y unos agradables 21.5 grados (dato patrocinado por el climatizador de mi Clio) se instalan en el coche.
Mis manos recorren con tacto la superficie del volante de cuero, pelado en algunos trozos, como quién acaricia a un caballo. La luz anaranjada del velocímetro se refleja en mi cara y en mi eterno pelo despeinado. Las lineas discontinuas se suceden y no me importaría seguir conduciendo toda la noche...
Siempre sucede así, es uno de esos momentos de "plena consciencia" de comunión con el medio, con lo que te rodea y con el universo si nos ponemos. Todo encaja. Tú por supuesto no lo sabes, pero sin embargo... sin embargo eres consciente, algo te lo dice, y por eso sonries; por eso una tímida sonrisa acude a la comisura de tu boca.
Miro por el retrovisor y veo mis ojos reflejados en el, como si fueran los de otra persona dentro de mí que me dijeran: "Todo está bién".
Giro la cabeza un momento; ella duerme. "Todo está bién".
Y...¿Porqué será que a pesar de todo, siempre hay un componente de amargura? ese toque amargo.... quizas porque sabes que ese gran momento no volverá, quedará olvidado en tu memoria; con suerte en alguna entrada desconocida de un blog desconocido. Y se acumulará junto a otros buenos momentos, todos pasados. Será que ese toque de amargura forma parte del "Todo está bien".

Visto desde lejos un minúsculo puntito blanco se mueve a lo largo de una serpiente de asfalto entre dos puntos A y B al azar; llamémosles por ejemplo Madrid y Valladolid.
Visto desde cerca, un idiota acompañado de una rubia viven su sueño; y aún estan en el primer capítulo.

lunes, 12 de abril de 2010

Reflexiones después de un conciertillo

La cerveza me estaba sabiendo a gloria, acodado en la barra de Mambo, o como demonios se llame ahora (me la pela, para mi siempre será Mambo) un jueves cualquiera de primavera charlando con la señorita espléndida en la que se ha convertido mi hermana. Esperando a que empezara el concierto que habiamos venido a ver; no les conocía pero su nombre sonaba bien "Lovely Luna" se llaman. Pues vale, a ver que se cuentan.
A todo esto aparece en el escenario, ante las poco mas de 50 personas que allí estabamos un chico escuálido y con una guitarra. El acento le delata; este tipo ha nacido en Montevideo por lo menos. Se declara uruguayo, Franny Glass para mas señas y fué un gran descubrimiento personal. Habló en sus canciones de amores, libros, cafeterias, revisores de autobus, y nos contó la historia de como Emiliano y Juana conocieron a Dios (impresionante temazo a la par que divertido).
El concierto bien, majetes los Lovely, buen descubrimiento también, todo correcto: con sus vaciladas, sus chistes, sus posturitas a lo Hendrix a pesar de ser mas bien poco rockeros y por supuesto sus canciones, claro. Pero la cerveza de después estuvo aún mejor. Uno empieza a pensar que con los años valora infinitamente mas cada sorbo de cerveza, y si es coronita pues mas todavía. Empiezan a quedar irremediablemente lejos los tiempos de beber como posesos, tiempos en los que lo mismo daba un roto que un descosido. Tiempos de acabar tambaleándose en cualquier bar o en cualquier esquina. Cualquier excusa era buena para beber... o cualquier bebida era buena para aplacar cualquier excusa. Daba igual. Quizas es lo que uno mas añora. Ahora entiendo a Sabina cuando cantaba aquello de "ahora, que tengo un alma, que no tenía...".
PD: Y este viernes toca concierto de Quique Gonzalez, ese si que sabe.

martes, 30 de marzo de 2010

Esta noche no estas solo


Deja que mi calida voz penetre en tu cabeza... al fin y al cabo hay poco mas que oír quizas el crujido de la madera o al camión de la basura alejándose.
No estamos aquí para hablar de política....ni de futbol; si, todos tenemos opinión, pero eso no nos hace valedores de tener la verdad.
Una vez alguien me dijo una vez que los fracasos son escaleras que te llevan a la victoria, y que solo es real... solo es auténtica la victoria del que tiene las manos manchadas, la cara ennegrecida y el sudor dibujado en su camiseta.
Nadie sabe porque estamos aquí... nadie conoce el motivo... sies que lo hay...o si es que lo hubo. Lo que importa es que todos duermen y que tu estas aquí. Lo que importa es que todos duermen ahora y el frigo te ha dispensado amablemente una cerveza fresca con la que quizas asomarte a la ventana de tu balcón.
Es probable que veas un oscuro patio de luces, o quizas mutltitud de luces, rojas, amarillas, azuladas...vuelve a mirar adentro, a tu salón, veras los muebles sumidos en penumbra, en stand by.
Estamos aquí para hablar de todo y ... de nada, para sumergirnos en tu cabeza, en la de él... en la mía si es menester.
Estamos aquí para hacernos compañía los unos a los otros. Al conductor que circula camino de Salamanca, al padre de familia al que le quedan 2 horas para levantarse, al soltero con insomnio, a la señorita que mira su buzón a cada suspiro, al taxista, al bedel, a los locos y vagabundos que desafian cada noche al frío con una manta y una radio...a todos los que a pesar de vivir rodeados de gente se sienten solos, unos quizas lo esten, y otros no... pero nosotros no estamos aquí para juzgar eso.
Estamos aquí para hablar de todo y de nada. Para hablar de algo sin lo que sería posible la vida: la música... sin hablar de ella todos sabemos que está ahí. Envolviendo... cada acto de nuestras vidas en este puntito a ratos azul y a ratos negro que llamamos Tierra. Si no puedes dormir, este es tu sitio, si estas preocupado este es tu sitio... bienvenidos amantes de las botas negras y la mirada de neón caliente.
No importa el dial, si nos estas oyendo, sabras como encontrarnos mañana, tal y como lo hiciste ayer.
Es un día cualquiera de la semana. Son las cuatro y media de la mañana y estas escuchando "El club de los sueños de papel charol" emitiendo directamente a tu linea de flotación; soy Juan Nadie y esto fué Azure Ray y su Sleep. Arrópate y sigue sintiendo... la soledad de la noche.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Love & Peace (hippie inside)


Doobie Brothers - Give me the beat boys

Será que hoy está el día soleado y pasamos de los 20 grados. Será eso, yo que se. El caso es que hoy me pedía el cuerpo ponerme collares de colores, tirar piedrecitas al río, columpiarme en pelotas y proclamarle amor eterno a Janis Joplin, a Bobbie McGee al Festival de Woodstock y a quién ella me dijera. Asíque he desenfundado la Canon y me he largado a hacer unas fotillos en plan Primavera Hippie Colección 2010. Da gusto sentir el sol en la cara despues de meses (parecen años) de llúvia, viento, Eolo y su puta madre.
Asíque por ahí me hallaba yo, cámara en mano, paseando por un polvoriento camino de los arrabales de Valladolid (XD), adelantado a ratos por ciclistas y gente haciendo footing. Esquivando los cardos y los escasos coches que pasaban dejando una estela polvorienta tras de sí.
Una agradable brisa me acariciaba los brazos y las escasas nubes no encontraban densidad suficiente para dibujar formas caprichosas, pues ya digo que aunque primaveral, una ligera brisa las obligaba a emigrar rapidamente.Incluso los almendros se desmelenan y se atreven a lucir ya el blanco inmaculado (como la Virgen (juas juas) que precede justo al rosado de su flor. El canal de Castilla baja verduzco intentando fusionarse con el hoy azul firmamento flanqueado a ambas orillas por las ramas grises que aún aguantan penosamente colgadas de los arboles de la ribera los embates del jodidamente largo invierno que estamos "disfrutando".
Pero es que esta mañana parecía casi verano, no había resto (ni muchísimo menos) de la nieve que hace 10 dias cubría este mismo lugar, como si hubiera sucedido en épocas pretéritas y fuera solo un recuerdo, una leyenda. Y yo encantado claro. La ropa me molesta puesta, y mas hoy, que como ya he dicho el cuerpo me pide andar por ahí en cueros rodando cuesta abajo por una ladera, y si no fuera por que el canal está hasta arriba de mierda (gracias progreso ¬¬) juro que me metía de cabeza.
En fin, que hoy estoy contento; entre unas cosas y otras va llegando la primavera y podemos ir mandando al invierno a donde mas le plazca a cada uno.
Cuando llego a casa se lo comento a mi madre y ella sin cortarse ni un pelo saca la hippie que en su día fué (me la imagino con sus gafitas redondas con los cristales rosas, la flor en la cabeza y fumando porros y es que me muerdo de risa) y me dice: Ponte algo de Joan Baez anda...
Nos ha jodido, la Baez, si le "robaba" las canciones a su amigo bob Dylan, como no va a sonar bien!

PD: Hoy es Saint Patrick, día nacional de Irlanda, asíque toca vestirse de verde y calzarse un par de pintas en cualquier bar que tenga en la madera el principal elemento en su construcción. Cualquier excusa es buena.

jueves, 4 de marzo de 2010

Caminante por el polígono

El huesudo perro era el ancla en el extremo inferior del lienzo que se dibujaba a traves de mis Ray-Ban. De color parduzco, me miró un momento antes de cruzar unos railes de tren y perderse entre la maleza.
El asfalto gastado y los pequeños guijarros sueltos crujían bajo mis converse y apenas se adivinaban ya las lineas blancas que delimitaban los carriles del sentido del tráfico. Una sempiterna furgoneta blanca, con un par de abolladuras pasó junto a mí.Había estado lloviendo la noche anterior, y el suelo aún no estaba seco en su totalidad. Caminando por el linde del camino miraba distraido los edificios tan propios de barrio obrero que se levantaban en frente,a ladrillo descubierto; es por eso que no ví un charco hasta que lo sentí en mi pié.Demasiado tarde amigo. Un agua turbia, ensuciada por la goma quemada de las ruedas de los coches y el barro, un agua que tuvo la desgracia de caer en el extrarradio y no en una glamourosa y peatonal calle del centro de la City. No, su destino no era servir de reflejo a un neón, era ser pisada por una mugrosa converse.
Me encaminaba admirando el decadente paisaje que tanto encanto tiene para los que nunca hemos tenido un pueblo al que ir en verano. Ese paisaje de balones pelados, verjas oxidadas y aspecto de desencanto y semiabandono. Por ahí caminaba yo mientras el viento mecía mi vieja chupa de cuero, que lleva a sus espaldas ya muchas batallas.
El paisaje lo completaba una gasolinera que se integraba perfectamente con el resto del cuadro, enclavada en tre una curva de la carretera y una vaya de alambre de espino, que en su momento delimitaba un cuardel del ejército y que ahora sirve unicamente como techo provisional a los que no tienen nada mejor.
Por ahí caminaba yo, con un cielo en forma de manta gris, un asfalto destartalado y mis converse mojadas. Entiendo perfectamente a Quique Gonzalez cuando dice: "Me siento like a rolling stone".

viernes, 26 de febrero de 2010

Cansado del pan y cansado del circo.

Pues si. Cansado.Estoy cansado ya de los políticos (que no de la política) tan mediocres con los que nos ha tocado convivir. Y es que no hay ni un solo nombre que se salve de la quema, desde corruptos peperos por toda la geografía española, a señoritas que ven desde su casa encuentros planetarios, pasando por ceros a la izquierda (nunca mejor dicho, defraudado me hayo por los dos últimos líderes de IU- como hecho de menos al califa-), momias prefranquistas etc.
Porque he llegado a la conclusión de que Zapatero es mal político. No tiene ideas y se ha rodeado de un grupo del que dudo su capacidad para sacar esta mierda adelante, ojo, no dudo de su buena fé, pero para mí, la gran mayoría del gobierno se ha visto superado en materia económica. Pero lo lo preocupante no es (solo) eso, es que si uno mira hacia la derecha ve que es peor el remedio que la enfermedad, probablemente mucho peor, cuanto mayor se hace la alargada sombra del presidente honorario de la FAES Don mireusted. Joder, no quiero ni pensarlo.
¿No hay en las españas gente mas inteligente, mas dispuesta, mas honrada mas capaz que todo este atajo de sinvergüenzas?
Estoy seguro de que si... eso es lo triste, que estamos gobernados y dirigidos por una panda de inutiles.

Y encima no nos podemos quejar; no señor, porque comemos 5 veces al día y nos duchamos con agua caliente, y no pasamos ni calor en verano ni frío en invierno. ¿Pero es suficiente?. Parece que si lo es para mantener aletargada a la sociedad, aderezándo todo esto con un poquito de furgol. "Panen et circenses" decian hace mucho... y en ello estamos.

No quiero reivindicar nada con estas lineas, simplemente hacerle saber al que me lea que estoy cansado, ya ni siquiera harto; cansado de que unos y otros se repartan el pastel entre ellos para encima restregárnoslo a la cara a los que les votamos. A unos y a otros.
Llegados a este punto ¿que puede hacer un chico de veintitántos? Ayudar en la medida de lo posible a los que tiene cerca y poco más, porque aquello de cambiar el mundo empieza a quedar difuso en la lejanía, como u incómodo pinchazo de la conciencia.
Cada vez me suena mas a cuento la globalización, la macroeconomía y su puta madre en verso.¡¡venga!! ¡si ni siquiera se ponen de acuerdo para recoger su patio!. A mí ya no me engañan, que sigan con sus cuentos, insultándose, desprestigiándose unos a otros, que yo les apagué el sonido hace tiempo. Vergüenza me da ver imágenes del congreso medio vacío (y los que estan ahí bostezando) o a diputados expresándose como si acabasen de aprobar 8º de EGB. Disfrutando de sobresueldos, de jubilaciones a los 50, de ventajas fiíscales (ahora lo cool es llamarlo dinero B) y etcétera etcétera.

Gracias a todos por convertirme cada día mas en un excéptico en temas políticos (porque nunca, mientras tenga boca me convertiran en un apolítico).

¿Sacamos algo en claro?
Si: personas > políticos


Duele, porque podría ser tan facil....

Charles Chaplin, discurso final de "El gran dictador".



lunes, 22 de febrero de 2010

Arañazos

¿Sabes de esos lunes lluviosos?, ¿Sabes de esas mañanas grises?, ¿Sabes de ese tráfico lento, sin ganas?, ¿Sabes de ese invierno perezoso?.

Así era Valladolid hoy. Esta misma mañana, mis limpiaparabirsas marcaban el lento compás y alguien se quejaba en la radio... nada nuevo para echarse a la boca. Una masa que lleva por bandera el color del cemento se distribuye uniforme ante mis ojos y se cuela en los huesos junto al frío de un febrero con prisas por acabar. Las calles del centro se reproducen entre ellas y se suceden, una detras de otra, adornadas con paraguas multicolores, única nota que se escapa del poderío de lo gris. Harto de la letanía de la frecuencia modulada, me permito cortarla, dejándola con la palabra en la boca y haciendole honor al maleducado que se esconde bajo la apariencia de chico formal que dicen que soy. Me molestaba, no me dejaba escuchar el ruido de las gotas chocando en la luna delantera de mi utilitario (un Renault Clio tán mediocre como su dueño). Y siempre es grato escuchar el sonido siempre diferente de cada gota, la misma esencia, diferente alma en cada una de ellas, ¿quizas como la gente que se esconde bajo sus paraguas? no lo se, y voto a Dios (llámese, Yhavé, Jesucristo o Diego Armando Maradona, a gusto del lector) que no tengo ninguna gana de averiguarlo; para mí no son mas que pinceladas de color sobre el que se desmenuzan y rebotan en todas direcciones las gotas de lluvia.

Un tipo se acurruca en una esquina; boina calada, pantalones de pana que alguna vez fueron beige, barba de varios dias, desaliñado y con la cara que se les queda a los que ya no tienen nada que perder y mucho menos que ganar. Reposa sobre un cajón que en su momento sirvió para llevar la fruta y descansa la espalda en un lateral de la puerta de un banco (bendito sarcasmo) y toca un acordeón tán hecho polvo como su dueño. Destartalado, desgastado, y cumpliendo a duras penas su función. Pareciera como si en cualquier momento dijera: Hasta aquí hemos llegado. Y sin embargo ahí se mantiene en precario equilibrio, ese que va desde el hambre hasta el cansancio.

El semaforo cambia a verde, que parece que se ha contagiado del gris matinal de Castilla en invierno. Arranco y le pierdo de vista. Supongo que tendré que ir pensando en aparcar.

Díario Don nadie; mañana del Lunes 22 de Febrero de 2010.