Se ha producido un error en este gadget.
No vamos a ganar; pero un momento, hay que pelear...¡como no vamos a pelear!.Hay que levantarse y pelear, claro que si, porque a falta de esperanza, al menos tendremos dignidad.
Arturo Perez-Reverte

jueves, 4 de marzo de 2010

Caminante por el polígono

El huesudo perro era el ancla en el extremo inferior del lienzo que se dibujaba a traves de mis Ray-Ban. De color parduzco, me miró un momento antes de cruzar unos railes de tren y perderse entre la maleza.
El asfalto gastado y los pequeños guijarros sueltos crujían bajo mis converse y apenas se adivinaban ya las lineas blancas que delimitaban los carriles del sentido del tráfico. Una sempiterna furgoneta blanca, con un par de abolladuras pasó junto a mí.Había estado lloviendo la noche anterior, y el suelo aún no estaba seco en su totalidad. Caminando por el linde del camino miraba distraido los edificios tan propios de barrio obrero que se levantaban en frente,a ladrillo descubierto; es por eso que no ví un charco hasta que lo sentí en mi pié.Demasiado tarde amigo. Un agua turbia, ensuciada por la goma quemada de las ruedas de los coches y el barro, un agua que tuvo la desgracia de caer en el extrarradio y no en una glamourosa y peatonal calle del centro de la City. No, su destino no era servir de reflejo a un neón, era ser pisada por una mugrosa converse.
Me encaminaba admirando el decadente paisaje que tanto encanto tiene para los que nunca hemos tenido un pueblo al que ir en verano. Ese paisaje de balones pelados, verjas oxidadas y aspecto de desencanto y semiabandono. Por ahí caminaba yo mientras el viento mecía mi vieja chupa de cuero, que lleva a sus espaldas ya muchas batallas.
El paisaje lo completaba una gasolinera que se integraba perfectamente con el resto del cuadro, enclavada en tre una curva de la carretera y una vaya de alambre de espino, que en su momento delimitaba un cuardel del ejército y que ahora sirve unicamente como techo provisional a los que no tienen nada mejor.
Por ahí caminaba yo, con un cielo en forma de manta gris, un asfalto destartalado y mis converse mojadas. Entiendo perfectamente a Quique Gonzalez cuando dice: "Me siento like a rolling stone".

1 comentario:

  1. hola hola de nuevo!
    me recuerdas? vuelvo a los mundos de blog
    y espero leer mas de tus historias, aventuras etc
    que tal te va la vida? como estas?
    yo bien y con ganas de que leais lo que haga^^
    un besico!

    ResponderEliminar