Se ha producido un error en este gadget.
No vamos a ganar; pero un momento, hay que pelear...¡como no vamos a pelear!.Hay que levantarse y pelear, claro que si, porque a falta de esperanza, al menos tendremos dignidad.
Arturo Perez-Reverte

lunes, 12 de abril de 2010

Reflexiones después de un conciertillo

La cerveza me estaba sabiendo a gloria, acodado en la barra de Mambo, o como demonios se llame ahora (me la pela, para mi siempre será Mambo) un jueves cualquiera de primavera charlando con la señorita espléndida en la que se ha convertido mi hermana. Esperando a que empezara el concierto que habiamos venido a ver; no les conocía pero su nombre sonaba bien "Lovely Luna" se llaman. Pues vale, a ver que se cuentan.
A todo esto aparece en el escenario, ante las poco mas de 50 personas que allí estabamos un chico escuálido y con una guitarra. El acento le delata; este tipo ha nacido en Montevideo por lo menos. Se declara uruguayo, Franny Glass para mas señas y fué un gran descubrimiento personal. Habló en sus canciones de amores, libros, cafeterias, revisores de autobus, y nos contó la historia de como Emiliano y Juana conocieron a Dios (impresionante temazo a la par que divertido).
El concierto bien, majetes los Lovely, buen descubrimiento también, todo correcto: con sus vaciladas, sus chistes, sus posturitas a lo Hendrix a pesar de ser mas bien poco rockeros y por supuesto sus canciones, claro. Pero la cerveza de después estuvo aún mejor. Uno empieza a pensar que con los años valora infinitamente mas cada sorbo de cerveza, y si es coronita pues mas todavía. Empiezan a quedar irremediablemente lejos los tiempos de beber como posesos, tiempos en los que lo mismo daba un roto que un descosido. Tiempos de acabar tambaleándose en cualquier bar o en cualquier esquina. Cualquier excusa era buena para beber... o cualquier bebida era buena para aplacar cualquier excusa. Daba igual. Quizas es lo que uno mas añora. Ahora entiendo a Sabina cuando cantaba aquello de "ahora, que tengo un alma, que no tenía...".
PD: Y este viernes toca concierto de Quique Gonzalez, ese si que sabe.