Se ha producido un error en este gadget.
No vamos a ganar; pero un momento, hay que pelear...¡como no vamos a pelear!.Hay que levantarse y pelear, claro que si, porque a falta de esperanza, al menos tendremos dignidad.
Arturo Perez-Reverte

viernes, 26 de febrero de 2010

Cansado del pan y cansado del circo.

Pues si. Cansado.Estoy cansado ya de los políticos (que no de la política) tan mediocres con los que nos ha tocado convivir. Y es que no hay ni un solo nombre que se salve de la quema, desde corruptos peperos por toda la geografía española, a señoritas que ven desde su casa encuentros planetarios, pasando por ceros a la izquierda (nunca mejor dicho, defraudado me hayo por los dos últimos líderes de IU- como hecho de menos al califa-), momias prefranquistas etc.
Porque he llegado a la conclusión de que Zapatero es mal político. No tiene ideas y se ha rodeado de un grupo del que dudo su capacidad para sacar esta mierda adelante, ojo, no dudo de su buena fé, pero para mí, la gran mayoría del gobierno se ha visto superado en materia económica. Pero lo lo preocupante no es (solo) eso, es que si uno mira hacia la derecha ve que es peor el remedio que la enfermedad, probablemente mucho peor, cuanto mayor se hace la alargada sombra del presidente honorario de la FAES Don mireusted. Joder, no quiero ni pensarlo.
¿No hay en las españas gente mas inteligente, mas dispuesta, mas honrada mas capaz que todo este atajo de sinvergüenzas?
Estoy seguro de que si... eso es lo triste, que estamos gobernados y dirigidos por una panda de inutiles.

Y encima no nos podemos quejar; no señor, porque comemos 5 veces al día y nos duchamos con agua caliente, y no pasamos ni calor en verano ni frío en invierno. ¿Pero es suficiente?. Parece que si lo es para mantener aletargada a la sociedad, aderezándo todo esto con un poquito de furgol. "Panen et circenses" decian hace mucho... y en ello estamos.

No quiero reivindicar nada con estas lineas, simplemente hacerle saber al que me lea que estoy cansado, ya ni siquiera harto; cansado de que unos y otros se repartan el pastel entre ellos para encima restregárnoslo a la cara a los que les votamos. A unos y a otros.
Llegados a este punto ¿que puede hacer un chico de veintitántos? Ayudar en la medida de lo posible a los que tiene cerca y poco más, porque aquello de cambiar el mundo empieza a quedar difuso en la lejanía, como u incómodo pinchazo de la conciencia.
Cada vez me suena mas a cuento la globalización, la macroeconomía y su puta madre en verso.¡¡venga!! ¡si ni siquiera se ponen de acuerdo para recoger su patio!. A mí ya no me engañan, que sigan con sus cuentos, insultándose, desprestigiándose unos a otros, que yo les apagué el sonido hace tiempo. Vergüenza me da ver imágenes del congreso medio vacío (y los que estan ahí bostezando) o a diputados expresándose como si acabasen de aprobar 8º de EGB. Disfrutando de sobresueldos, de jubilaciones a los 50, de ventajas fiíscales (ahora lo cool es llamarlo dinero B) y etcétera etcétera.

Gracias a todos por convertirme cada día mas en un excéptico en temas políticos (porque nunca, mientras tenga boca me convertiran en un apolítico).

¿Sacamos algo en claro?
Si: personas > políticos


Duele, porque podría ser tan facil....

Charles Chaplin, discurso final de "El gran dictador".



lunes, 22 de febrero de 2010

Arañazos

¿Sabes de esos lunes lluviosos?, ¿Sabes de esas mañanas grises?, ¿Sabes de ese tráfico lento, sin ganas?, ¿Sabes de ese invierno perezoso?.

Así era Valladolid hoy. Esta misma mañana, mis limpiaparabirsas marcaban el lento compás y alguien se quejaba en la radio... nada nuevo para echarse a la boca. Una masa que lleva por bandera el color del cemento se distribuye uniforme ante mis ojos y se cuela en los huesos junto al frío de un febrero con prisas por acabar. Las calles del centro se reproducen entre ellas y se suceden, una detras de otra, adornadas con paraguas multicolores, única nota que se escapa del poderío de lo gris. Harto de la letanía de la frecuencia modulada, me permito cortarla, dejándola con la palabra en la boca y haciendole honor al maleducado que se esconde bajo la apariencia de chico formal que dicen que soy. Me molestaba, no me dejaba escuchar el ruido de las gotas chocando en la luna delantera de mi utilitario (un Renault Clio tán mediocre como su dueño). Y siempre es grato escuchar el sonido siempre diferente de cada gota, la misma esencia, diferente alma en cada una de ellas, ¿quizas como la gente que se esconde bajo sus paraguas? no lo se, y voto a Dios (llámese, Yhavé, Jesucristo o Diego Armando Maradona, a gusto del lector) que no tengo ninguna gana de averiguarlo; para mí no son mas que pinceladas de color sobre el que se desmenuzan y rebotan en todas direcciones las gotas de lluvia.

Un tipo se acurruca en una esquina; boina calada, pantalones de pana que alguna vez fueron beige, barba de varios dias, desaliñado y con la cara que se les queda a los que ya no tienen nada que perder y mucho menos que ganar. Reposa sobre un cajón que en su momento sirvió para llevar la fruta y descansa la espalda en un lateral de la puerta de un banco (bendito sarcasmo) y toca un acordeón tán hecho polvo como su dueño. Destartalado, desgastado, y cumpliendo a duras penas su función. Pareciera como si en cualquier momento dijera: Hasta aquí hemos llegado. Y sin embargo ahí se mantiene en precario equilibrio, ese que va desde el hambre hasta el cansancio.

El semaforo cambia a verde, que parece que se ha contagiado del gris matinal de Castilla en invierno. Arranco y le pierdo de vista. Supongo que tendré que ir pensando en aparcar.

Díario Don nadie; mañana del Lunes 22 de Febrero de 2010.